Eligiendo nuestro camino

Iniciamos un camino nuevo cada día, para ir hacia nuestro destino, un camino que creemos es el correcto, en el cual siempre nos encontramos lo mismo, ya que nuestra incredulidad, no nos permite el ver el que deseamos realmente, aquel que nos lleva hacia nuestra verdadera felicidad. Nos encastramos en nuestro famoso circulo de confort en el cual ya nos eta bien todo lo que os pasa. Renegamos una y otra vez de todo lo que hacemos y no sucede, pero a la hora de la verdad nos negamos a dar ese paso el cual nos puede permitir el verdadero cambio en nuestra vida.

Decimos una y otra vez lo que deseamos, culpamos a los demás de que no podemos avanzar porque no nos dejan, ponemos mil y una excusa para poder, o mejor dicho, para no hacer lo que decimos. Siempre esta la excusa, la famosa excusa la cual es nuestra eterna compañera para no hacer, para no realizar , para no llevar acabo lo que deseamos o lo que nos proponemos, somos expertos en darnos golpes de pecho en el «YO , YO, YO…», pero a la hora de la verdad, también somos expertos en desligarnos de la obligación de llevarlos a cabo, pues siempre tenemos cosas que hacer, casualidad?, no siempre que pedimos ayuda a alguien para llevar a cabo algo, siempre le surge un contratiempo o un compromiso que le impide hacerlo, siempre que se ha de realizar algo siempre tenemos algo que nos impide su realización, os suena?

Si, esa es la respuesta que nos dan, y que mucha veces damos, y que cuando nos lo hacen a nosotros nos quejamos y nos llena de mal humor, de rabia, de ira, nos enojamos continuamente por todo aquello que nos hacen y que nosotros hemos echo previamente y no nos fijamos.

Por otro lado, estan todos aquellos que se vuelcan continuamente a hacer y realizar las cosas, pero no las suyas sino la de los demas, haciendo esto para evadirse de sus verdaderos problemas. Se vuelcan en intentar hacer favores, en realizar todo sin pensar si lo hacen bien o no, si realmente necesitan su ayuda o no, o simplemente somos nosotros los que nos metemos en la vida de los demas para salir de la nuestra, nos cargamos de responsabilidades para inhibirnos de nuestras verdaderas responsabilidades.

Cuando nos daremos cuenta que somos nosotros los que tenemos que elegir nuestro camino, disfrutando su recorrido en su longitud, en sus hechos , en su tiempo, para poder saborear verdaderamente su final.

0 comments

No comments yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *