Reiki

Reiki, la energía vital que lo abarca todo

El Reiki, tal como ha sido dado a conocer entre nosotros durante los últimos años, designa al arte ancestral de proporcionar la curación física, psíquica y espiritual mediante la imposición de manos. Este antiguo método curativo ya se practicaba en muchas culturas de la antigüedad, pero acabó perdiéndose hasta ser redescubierto y difundido, en el siglo pasado, por un monje japonés, el doctor Mikao Usui.

Con la consolidación de unas nuevas convicciones, cada vez más extendidas, se ha incrementado también la necesidad y la aceptación de nuevos métodos curativos más naturales y benignos. Y el Reiki no sólo es uno de esos métodos naturales y benignos, sino que posee además la extraordinaria ventaja de hallarse a nuestra disposición de manera inmediata, sin necesidad de estudio o aprendizaje.

Un método cuya relevancia se hace cada día más evidente es el Reiki. Representa precisamente la esencia de las artes curativas; además, resulta extremadamente fácil de aprender y practicar, con lo cual, por fortuna, son cada vez más numerosas las personas que encuentran acceso a él.

Sin embargo, el Reiki es más que un simple método alternativo de curación. Ya sólo la propia palabra japonesa Reiki implica mucho más de lo que como europeos podemos imaginar. En japonés muchas palabras no se representan mediante su transcripción fonética, como nosotros las conocemos, sino a través de kanji, es decir, símbolos de la escritura china que vierten todo el significado de un término en una sola imagen. Puede que ello no parezca demasiado importante a primera vista, pero una vez se ha comprendido que ya en la propia escritura queda reflejado el pensamiento globalizador de Oriente, el hecho resulta fascinante. Y este modo de pensar que lo abarca todo halla continuidad en el significado tan completo que poseen cada una de las palabras.

El término Reiki se compone de dos vocablos que, juntos, forman un concepto totalmente nuevo. Rel suele traducirse por “espíritu” o “psique”; Kl significa “comprensión”, pero no necesariamente comprensión racional, sino energía espiritual conductora. En consecuencia, rel-kl es, por un lado, la unidad de espíritu y psique y, por otro, la energía vital psicoespiritual conductora que lo abarca todo. El Reiki entendido como camino para realizarse como individuo en la vida se denomina Reiki-do, el camino del Reiki.

Pero ¿qué es exactamente esta energía vital? No resulta fácil explicarlo con palabras. El universo está lleno de energía vital, la fuerza del Reiki. Podemos llamarla “amor”, “Dios”, “fuerza supraconsciente”, “ch’i” o “espíritu guardián”; de hecho, se trata de plenitud, plenitud de la conciencia, del hombre, de la naturaleza y también de la salud. El libre fluir de la energía comporta salud, integridad y consumación; los bloqueos en el flujo de energía causan estancamiento, enfermedad y división.

La energía fluye en el hombre con una fuerza especial a través de determinadas vías, los nadis o meridianos, y se concentra en determinados centros, los chakras. A través de ejercicios de concienciación, determinados mantras, símbolos y, ante todo, mediante la transmisión de fuerzas de un maestro del Reiki pueden abrirse canales especiales de energía que prácticamente no se ven afectados por las energías negativas de la persona. Una vez abiertos dichos canales, el individuo en cuestión se halla en disposición de recibir y de dar una cantidad mucho mayor de energía vital universal, es decir, se encuentra en situación de transmitir a otras personas energía curativa, pero también de desarrollarse en el plano personal y de curar en un sentido global.

Una vez abierto el canal del Reiki, la energía vital fluye perpetua-mente por él, ya que éste nunca vuelve a cerrarse; por tanto, el Reiki no puede “olvidarse”. La persona que ha superado los primeros grados del Reiki, los tendrá a su disposición durante toda su vida. Aunque pase años, o incluso décadas, sin emplear el Reiki de forma consciente, su canal permanecerá abierto, y el individuo estará en disposición de transmitir Reiki a otras personas

principios del reiki

“Las Técnicas naturales que aplicamos no sustituyen ni excluyen la atención o el tratamiento médico o farmacológico convencional prescrito por profesionales sanitarios”.